lunes, septiembre 18, 2006

LA LEYENDA DE BARBANEGRA


EDWARD DRUMMOND (n. Bristol, 1680 – m. Ocracoke, 1718)

Es gracioso como se forjan las leyendas en torno a personajes que en realidad fueron muy distintos de cómo los pintan. Un ejemplo de lo que digo es sin duda el famoso pirata Barbanegra, que ha pasado a la historia como prototipo de una profesión que en su época daba ya sus últimos coletazos que nada tenían que ver con el auge alcanzado en siglos anteriores y que empezaba a parecerse más a lo que luego serían contrabandistas y mafiosos.
Se cree que Barbanegra, cuyo verdadero nombre era Edward Drummond, nació en Bristol en 1680 en el seno de una familia de clase media baja y parece que se enroló muy joven como marino mercante. Nada se sabe de su trayectoria hasta que durante la guerra de sucesión española se embarcó como corsario en las Antillas y cambió su nombre por el de Edward Teach, pensando probablemente en recuperar el verdadero una vez que volviese a actividades menos controvertidas. El caso es que Drummond o Teach acabó aprendiendo el oficio de pirata a las órdenes del capitán Hornygold y lo debió de hacer bien, porque pronto se vió al mando de su propio barco, un mercante francés capturado al que rebautizó como Queen Anne´s Revenge. Una vez terminada la guerra en 1713, Teach siguió a las órdenes de Hornygold como pirata hasta que éste se acogió a una amnistía promulgada por Jorge I en 1716 y le dejó al frente del negocio. En los dos años que siguieron Teach se labró su reputación de prototipo de pirata del Caribe, aunque la verdad es que operó más bien poco en este mar sino más bien en aguas de Virginia y las Carolinas, en la costa oriental de Norteamérica, que en aquel tiempo eran más concurridas. Tampoco es cierto que se dedicara a expoliar principalmente barcos españoles, de hecho su carrera en solitario comienza con el hundimiento del mercante inglés Great Allen frente a la costa norteamericana y el posterior combate con el barco de guerra británico Scarborough, del que tuvo que huir con el rabo entre las piernas pero que le valió su sobrenombre de Barbanegra. En aguas de Honduras Teach firmó un tratado para operar junto a otro pirata que se había hecho bastante famoso por aquellos tiempos, Stede Bonnet, un plantador chiflado de Barbados del que se cuenta que se hizo filibustero para escapar de una esposa demasiado irritante. Pronto Barbanegra se dio cuenta de que en realidad su colega no sabía gran cosa de navegación, de manera que se convirtió en el verdadero jefe de aquella sociedad que abordaba cargueros ingleses y luego vendía el botín en las colonias americanas a precios más bajos, lo que hacía que los americanos estuviesen bastante bien dispuestos en principio hacia los piratas, a quienes recibían en sus ciudades y consideraban algo parecido a héroes románticos.
En enero de 1718 Barbanegra se presentó con una flotilla de cuatro barcos ante Charleston y durante una semana se dedicó a saquear cuantos barcos entraban en el puerto, haciéndose de paso con un buen número de rehenes que acabó cambiando por medicinas para sus hombres ante la impotencia del gobernador de la ciudad. Previamente les había expoliado de todos sus bienes y objetos de valor que poco después vendía, junto al botín de los barcos abordados, a los colonos de Carolina del Norte. En Carolina se enteró de que el rey había promulgado otro perdón para piratas de manera que, tras robar el botín de Bonnet, hundió el Queen Anne´s Revenge y se estableció como plantador en Bathtown. Para ello tuvo que afirmar que su botín procedía en realidad de saquear a españoles y franceses y no al mismo rey que le daba el perdón, lo que no parece que fuera desmentido por los americanos que conocían de sobra sus fechorías. Buscando respetabilidad, Teach se casó con la hija de otro plantador de la zona (aunque se dice que tenía otras catorce mujeres “legítimas”), pero parece que la vida sedentaria no le gustó demasiado porque en junio de 1718 se embarcó de nuevo con sus hombres y se dedicó a vender “protección” a los barcos que navegaban por la zona a la manera de los gangsters del Chicago de los años 20. Aunque tampoco ese negocio le satisfizo durante mucho tiempo y pronto volvió a saquear directamente los barcos, vendiendo luego sus mercancías en connivencia con el gobernador Charles Eden y su secretario Tobías Knight. Finalmente, en octubre, empezó a saquear con una pequeña balandra, la Adventure, las plantaciones de algodón de las orillas del rio James, en Virgina. El gobernador de este estado, Alexander Spotswood, menos tolerante que Eden, mandó rápidamente dos fragatas a la desembocadura del río, aunque Barbanegra logró escabullirse milagrosamente y se refugió en la bahía de Ocranoke. El 20 de noviembre se encontró con otra balandra al mando del teniente de navío Maynard quién, tras un duro combate, le cortó la cabeza y volvió triunfante a Bathtown con ella colgada en el bauprés de su nave.
Y como pasa con este tipo de personajes, su muerte no fue sino el principio de la leyenda. Las historias contadas en vida sobre aquel gigante que abordaba los barcos con mechas de cañón encendidas atadas a su barba, y que no tenía piedad con cualquiera que le hiciese frente, empezaron a cobrar vida propia. Su pacto con Satanás, seguramente publicitado por él mismo en su día para aumentar el terror que infundía en los tripulantes de los barcos y, sobre todo, el tesoro que presuntamente enterró tras hundir el Queen Anne´s Revenge, le han hecho figurar en el imaginario popular como el arquetipo del pirata, aunque en realidad la época en la que galeones llenos de oro eran saqueados por otros piratas hubiese pasado hacía muchos años y sus presas fuesen la mayoría de las veces cargamentos de ron o de objetos manufacturados en Gran Bretaña con destino a sus colonias americanas. Aún así, todavía hoy hay quien busca un tesoro que casi seguro que nunca existió.

9 Comments:

Anonymous Javi fabes said...

Hola!
Muy interesante el post!
¿Cómo te va?
Me ha tocado capar las 5 páginas más visitadas en el curro y curiosamente Escolar.net era la número 1!!!!!!!
Y ya estoy instalado pero telefónica sale muy caro porque en la casa no hay línea. Así que me tendré que esperar hasta octubre que se supone pondrán ONO donde vivo ahora.
Diles a todos que os echo de menos!!!!!

Javi fabes

4:41 p. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

¡¡Hombre!! Se te echaba de menos. a ver si vuelves pronto :) Yo estoy a ver si vuelvo a coger ritmo con el blog.

7:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

xk se llama el basrko el venganza da la reina ana ... si alguien me responede se lo agradecere

1:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

pliz respondanme.. ``el venganza de la reina ana´´xk se xama asi

1:07 p. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

Pues no lo sé. Por lo que he leído los piratas de la época tenían la costumbre de poner a su barco venganza de algo, y los había a montones, por ejemplo el barco de Stede Bonnet era el "Venganza" a secas. Supongo que como Barbanegra empezó de corsario para los ingleses en la guerra de sucesión le puso el nombre en honor a la reina de Inglaterra. Aunque luego se pusiera a atacar barcos ingleses.

1:42 p. m.  
Blogger Samuel Bellamy said...

Pues la razón no la sé exactamente, pero la carrera de Teach empezó como corsario de la reina de Inglaterra, la Reina Ana. Supongo que tendrá algo que ver.

Hola al blogger de este sitio. He visitado tu web, y me ha parecido muy interesante. Te escribo desde una Escuadra de Piratas de las fiestas de Moros y Cristianos de Villena (Alicante), la Fila Barbanegra.

Te he añadido a nuestra sección de enlaces. Quisiera invitarte a visitarnos, y si te parece interesante, ponernos un link también.

http://filabarbanegra.blogspot.com/search/label/Historia%20Pirata

Un saludo,


Fila Barbanegra

10:08 p. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

Hola:

Gracias por el enlace. Mola vuestra página, a ver si me paso un día por las fiestas :D

10:30 p. m.  
Blogger Capitán Clostridium said...

Yo también he escrito sobre este pirata, tomándome todas las licencias literarias del mundo... Espero que le guste.

11:09 a. m.  
Blogger Andrea Carrillo said...

Estaba leyendo que el Queen Anne Revege, como fue rebautizado por Barbanegra, fue el primer barco histórico u en la producción de la saga Los Piratas del Caribe. Este buque deja atrás al ficticio Black Perl y la da un giro más real a esta última película. Es interésate que las grandes producciones exploten historias reales y las combinen con personajes icónicos como Jack Sparrow

6:42 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home