martes, febrero 17, 2009

HACIA LAS ESTRELLAS


RODGER WILTON YOUNG (n. Tiffin, 1918 – m. Nueva Georgia, 1943)

A veces uno encuentra personajes navegando por la red de los que está seguro que ha oído hablar en alguna parte, y sin embargo no es capaz de ubicarlos perdido en la maraña de información que llega constantemente a través del monitor. Eso es más o menos lo que me sucedió con Rodger Young. Estaba seguro de que ese nombre lo había oido en algún lugar y, sin embargo, se trataba de un soldado americano de la segunda guerra mundial al que probablemente conocerían en su pueblo de Ohio y poco más.
Rodger Wilton Young nació en el seno de una familia de clase media de Ohio que ya tenía otros cuatro vástagos. Desde su nacimiento Young fue un niño pequeño y enfermizo con problemas cardíacos pero al parecer con una gran voluntad. Gran aficionado a la música, la caza y los deportes desde niño, logró jugar pese a su pequeño tamaño en el equipo de baloncesto del instituto. Y jugando al deporte de la canasta sufrió un accidente en el que se golpeó la cabeza con tan mala fortuna que empezó a perder progresivamente oído y visión, por lo que tuvo que dejar los estudios.
En 1939 se alistó en el 148º Regimiento de la Guardia Nacional de Ohio más por tener un trabajo fijo que porque le gustara la vida militar. Tras el ataque a Pearl Harbor, su regimiento pasó a formar parte de la 37ª División de infantería del ejército de los Estados Unidos y parece que a Young no le iba tan mal, porque en 1942 fue ascendido a sargento, pasando a ser, según dicen, el sargento más pequeño del ejército.
En febrero de 1943 la 37ª División fue enviada primero a Fiji y luego a Guadalcanal en las islas Salomón, que había sido recientemente conquistada por los aliados. En Guadalcanal Rodger Young sirvió como sargento instructor hasta que en julio su unidad fue enviada al frente en la isla de Nueva Georgia.
Temiendo no estar a la altura por sus crecientes problemas de audición y ser la causa de la muerte de alguno de sus hombres en combate, Young solicitó ser degradado a soldado raso y continuó con su unidad pese a que los médicos le dijeron que estaba prácticamente sordo y que lo mejor era que le ingresaran en un hospital.
Poco después la unidad de Young se vio envuelta en los combates por el aeródromo de Munda, el principal objetivo en la isla.
El 31 de julio de 1943 su pelotón avanzaba por la selva cuando fue alcanzado por el fuego de un nido de ametralladoras situado en una posición elevada. En las primeras ráfagas cuatro hombres del pelotón cayeron muertos, y el resto quedó en una posición precaria a merced del fuego japonés. Cuando el sargento al mando ordenó la retirada, se dieron cuenta de que iba a ser muy difícil salir con vida de aquella situación.
En aquel momento el soldado Young empezó a arrastrarse hacia el nido de ametralladoras japonés pese a los gritos de su sargento para que volviera. Tras gritarle que no oía nada, se arrastró durante unos metros más hasta que fue alcanzado por una ráfaga de ametralladora en el pecho, pese a lo cual continuó tratando de acercarse al enemigo ahora cubierto por el fuego del resto del pelotón. En unos instantes una segunda ráfaga le destrozó el lado izquierdo del cuerpo y le hizo soltar el fusil. Sus compañeros pensaron que había muerto. Sin embargo, poco después lograba ponerse de pie a duras penas y lanzar una granada de mano casi al mismo tiempo que otra ráfaga acababa finalmente con su vida. La explosión de la granada acabó con el nido de ametralladoras, y el pelotón volvió a su base portando los cuerpos de sus cinco camaradas muertos.

Por esta acción, a Rodger Young se le concedió la Medalla de Honor del Congreso y de hecho parece que su gesta es bastante conocida en los Estados Unidos donde, entre otras cosas, dio nombre a un parque en Ohio, una residencia de veteranos en California y una balada que canta su heroismo.

Con todo, la verdad es que si el nombre de Rodger Young se conoce universalmente es porque fue el elegido para denominar a la nave espacial de transporte en la que viajan las “tropas del espacio” de la novela de Robert Anson Heinlein. De hecho era por la nave estelar TFCT Rodger Young por lo que el nombre me sonaba y no por su hazaña de la que seguramente estarán muy orgullosos en su pueblo de Ohio.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Don josé Antonio del Valle, No habiendo podido encontrar la entrada correspondiente a Doña Amparo Barrayón, le escribo aqui, para cominicarle:

1.- Que sus notas biograficas sobre Amparo Barrayón, Georg Esler, y William Bradford Scockley fueron insertadas en el hortus memoriae con los id provisionales 7204, 7271 y 7717 con fecha 23 de abril de 2007.

2.- Aunque el sistema no este a pleno rendimiento, me complaceria recibir sus observaciones y/o criticas en el mail
contages@hortusmemoriae.com

Si otro particular se despide antentamente : yo.

1:29 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home