martes, julio 26, 2005

NUESTRO HOMBRE EN TOKIO


RICHARD SORGE (n. Kaff, 1895 - m. Tokio, 1944)

El 22 de junio de 1941 Hitler invadió la URSS cogiendo totalmente por sorpresa a los rusos. Eso al menos es lo que parece a juzgar por la enorme derrota soviética del inicio de la Operación Barbarroja, la realidad es muy diferente. Antes del ataque Stalin había sido advertido por al menos cuatro fuentes distintas: los servicios secretos americanos, los ingleses y dos redes soviéticas de espionaje, una en alemania y la otra en Japón. La red japonesa llegó a adelantar la fecha del ataque con solo dos días de error. Al mando de la misma estaba Richard Sorge.
Sorge nació en Rusia, aunque su padre era un ingeniero alemán casado con una rusa. Creció en Alemania y participó con el ejército alemán en la Primera Guerra Mundial, donde fue herido varias veces y condecorado con la Cruz de Hierro. En la guerra entró en contacto con el movimiento obrero, y después de doctorarse en Ciencias Políticas marchó a la URSS en 1926, entrando a formar parte del espionaje de la Comintern, con el que realizó sus primeras misiones en China con la excusa de su trabajo como periodista. En 1929 Sorge volvió a Alemania, y se afilió al partido nazi, entablando una gran amistad con el teniente coronel Eugen Ott, agregado militar de Berlín en Tokio. En 1933 Sorge, enamorado de Oriente por su experiencia en China, decide viajar a Tokio como corresponsal del Frankfurter Zeitung coincidiendo con el ascenso de Ott a general y embajador en Tokio.
En poco tiempo, y gracias en parte a contactos hechos en China, consiguió una eficaz red de espías que incluía al secretario del canciller japonés y al embajador alemán, que no era consciente de quién era su amigo. Sorge vendía los secretos del secretario japonés a los alemanes y a los rusos, al tiempo que informaba a los japoneses de los planes alemanes, de manera que ninguno sospechaba nada. Pero además, gracias a su encanto natural, obtenía información de sus múltiples amistades y amantes, que coleccionaba en su más que disipada vida social; algunas de ellas con acceso al ambiente de la familia imperial. De esta manera, informa a Moscú de la invasión de Manchuria, del Pacto Anti-Comintern y del Pacto Germano-japonés entre otros asuntos.
Finalmente, el 12 de Mayo de 1941, Sorge informa a Moscú de que van a ser atacados el día 20 de Junio, pero es inútil, puesto que Stalin no le cree o hace oídos sordos a sus mensajes, y el día 22 comienza Barbarroja con solo dos días de retraso. Sin embargo, no fue esta la mayor aportación de Sorge. Tras el desastre inicial Moscú desea saber cual será la postura de Japón. El 14 de Septiembre Sorge informa de que Japón no tiene intención de atacar la URSS sino que, más bien, parece que sus tropas se concentran en el sur para atacar a los EEUU y Gran Bretaña. El 15 de Octubre confirma la noticia. De esta manera, Stalin puede mover las tropas que vigilan la frontera oriental, que llegarán justo a tiempo para salvar Moscú, y para empezar a ganar la guerra. Esta información la valdrá a Sorge el título de "Héroe de la Unión Soviética".
El 18 de Octubre Sorge es arrestado por los japoneses que le tienden una trampa gracias a una de sus amantes. Tras tres años de prisión será ahorcado en Noviembre de 1944. Parece que los japoneses intentaron tres veces intercambiarlo por prisioneros nipones. La respuesta de Moscú en todas ellas fue: "El hombre llamado Richard Sorge nos es desconocido".

2 Comments:

Anonymous goyo said...

yo tenia entendido que URSS sabia del ataque de la alemania nazi, pero que permito que entrase para que exterminasen al gente de la zona oeste de la URSS con la que el gobierno tenia problemas de revueltas y disidencias...

1:08 p. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

El hecho es que Stalin sabía que le iban a atacar. sobre por qué no hizo caso hay muchas teorías, una es la que ´comentas tú.

1:14 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home