viernes, julio 22, 2005

EL MALO DE LA PELÍCULA


FELIPE CAPETO (n.Gonesse, 1165 - m. Nantes, 1223)

Resulta curioso como algunos personajes quedan marcados como héroes o villanos para la posteridad más por la imagen difundida por la literatura o el cine que por sus actos reales. Así, uno de los héroes más "mediáticos" de la Edad Media es el rey Ricardo Corazón de León, que siempre se nos presenta como modelo de virtudes caballerescas al lado del cual su enemigo más acérrimo, Felipe II de Francia, queda por obra y gracia de la actual preponderancia de los medios anglosajones convertido en "el malo". Sin embargo la cosa no es tan simple. En realidad se puede decir que Felipe fue mucho mejor rey que Ricardo, pero hay que reconocer que éste tuvo mejores publicistas.
Hijo de Luis VII, Felipe II subió al trono en 1180, y se encontró panorama bastante desolador. Su principal problema era el hecho de que el rey de Inglaterra, Enrique II, tuviese más territorios en Francia que el propio Felipe. Así que desde el primer momento su prioridad fue acabar con los dominios británicos en Francia, para lo que no dudó en aliarse con Ricardo que por aquel entonces mantenía una guerra contra su padre. Eran tiempos de cruzadas y Ricardo, totalmente obsesionado por las historias románticas y caballerescas de la corte de su madre Leonor de Aquitania, hizo prometer a Felipe que en cuanto fuese rey liberarían juntos Jerusalén. En 1189 Enrique murió y Ricardo subió al trono en Inglaterra. Al año siguiente partió para la tercera cruzada con un Felipe bastante reacio que en cuanto libró un par de batallas se volvió a su reino a intrigar con Juan, el hermano pequeño de Ricardo. El rey de Inglaterra se tomó aquello como una deserción, y en cuanto volvió a sus dominios en 1194 declaró la guerra a Francia y gano todas las batallas libradas hasta que murió en 1199. A partir de ahí, Juan, el nuevo rey de Inglaterra no fue capaz de igualar las hazañas de su hermano, de manera que hacia 1205 Felipe había doblado el tamaño de su reino y había echado a los ingleses de él excepto por el dominio de Guienne al sur, por lo que fue llamado Felipe Augusto. Posteriormente volvió a derrotar a Juan que se había unido al emperador Otón de Alemania en 1214, e incluso llegó a invadir Inglaterra en 1216, siendo ésta la última invasión sufrida por los británicos en su historia.
Hasta aquí la parte militar en la que sin duda Ricardo aventajó a Felipe mientras vivió. Pero un rey es mucho más que eso, y es en esas otras dimensiones que tiene un monarca en las que el inglés, que no pasó ni dos de los años de su reinado en Inglaterra, no es capaz de hacer sombra a Felipe II. Para empezar, tras lograr la unidad política del reino se empeñó en lograr la religiosa, que por aquel entonces se consideraba algo indispensable para la construcción de un estado fuerte. Para ello comenzó expulsando a los judíos y luego, presionado por el Papa, autorizó la cruzada contra los cátaros (1209-1226), aunque no partició en ella en persona. Esto último fue practicamente el precedente que marcó la creación de la Inquisición, lo que junto al logro de la unidad francesa hacen que su reinado tenga bastantes paralelismos con el de los Reyes Católicos en España. Además, se preocupó de centralizar el poder y limitó el de los señores feudales, favoreciendo a las ciudades y a los burgueses lo que, de paso, convirtió a Francia en un reino próspero. Por último, Felipe II hizo de Paris su capital, iniciando la construcción de Notre Dame y de lo que con el tiempo seria el Louvre; y favoreció la cultura autóctona de modo que practicamente la identidad nacional francesa data de esa época. En lo negativo hay que resaltar el trato que dió a sus últimas esposas, Ingeborg de Dinamarca y Agnes de Merán, a las que recluyó en sendos conventos cuando se cansó de ellas. Pero en definitiva, y dentro de la brutalidad de la época, se puede decir que fue un buen rey de Francia que ha pasado a la historia como un villano más por la literatura que por sus propios actos.

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

un buen rey...
vaya, y expulsó a los judíos de su reino?
pero no eran los españoles los únicos que hacían esas cosas?

Nobody expects the French Inquisition.

2:09 p. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

Hombre, un buen rey para lo que había por entonces. Hizo practicamente todo lo que luego harían los Reyes Católicos en España, lo que demuestra que hay mucha leyenda negra y mucha mala leche.

2:22 p. m.  
Blogger juyma said...

No se mucho de historia poer creo haber leido que la fama de la inquisición española no le viene de ser peor que otras sino de mantenerse cuando en el reto del mundo ya hacía mucho que estaba abolida.

2:16 p. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

No, de hecho, por lo que he leído en los paises protestantes se quemó a muchas más personas, lo que pasa es que la leyenda negra que crearon los ingleses y afines hizo mucho. Lo que no quiere decir tampoco que la Inquisición en España fuese coja.

2:36 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

si pensamos un poco en lo que significó el movimiento cátaro, ese rey debe estar ardiendo en el infierno (para los creyentes) o, de estar vivo, sería tratado como un criminal de lesa humanidad

6:14 p. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

Como cualquier rey de su época, por otra parte. Pero me parece que en aquella época ser un buen rey y ser un santo (de los de ahora) era complicado.

10:23 p. m.  
Blogger Carolina said...

Debo agregar algo a tu blog, el cual esta muy bien hecho... Felipe el Augusto dejo a Agnes de Meran debido a la supersticion de la epoca, puesto que al haber cometido bigamia con ella el papa de turno le excomulgo...un abrazote...Carolina.

6:05 a. m.  
Blogger Jose Antonio del Valle said...

Y muy abandonado :). Gracias por la aclaración y a ver si saco tiempo para seguir con él.

11:23 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home